18/5/13

UN RESTAURANTE QUE NOS LLEVA A UN VIAJE AL PASADO DE BARCELONA

En pleno corazón del barrio Gótico de Barcelona está el Restaurante Agut, fundado en 1924 y que nos recuerda a la antigua fonda que daba de comer a los diferentes trabajadores del cercano puerto.


Lo abrieron Agustí Agut y su esposa Paquita en la calle Gignàs 16 de Barcelona y todavía hoy conserva el espíritu de fonda de principios del siglo pasado.
Foto del exterior de Restaurante Agut
En 1958 la historia de este restaurante se une a otro muy conocido, ya que Francesc Agut compra Can Culleretes, y ambos restaurantes empiezan a ser frecuentados por artistas, escritores y diferentes personalidades de la cultura de esa época.
Desde entonces números cuadros decoran las paredes del restaurante, son obras de pintores como Abelló, Sunyol y Marra.

No hay que confundir este restaurante con el Agut d'Avignon, que estaba en un callejón que daba a calle Aviñón y cuyo propietario fue el farmacéutico entusiasta de la buena mesa Ramón Cabau.

Foto del comedor del restaurante Agut En el año 2001 se hizo una cuidadosa rehabilitación del restaurante manteniendo un aire bohemio, íntimo y familiar continuista.

La carta de Agut es tradicional catalana y de mercado, usando siempre productos de primera calidad y un servicio muy profesional y eficiente. No sé cual de sus platos recomendar, pero escojo dos de sus especialidades que he podido degustar, su trinxat de la Cerdanya con crujiente de tocino ibérico y su pie de cerdo deshuesado relleno de butifarra negra y del perol con salsa de trufa.