26/4/13

EL SANTET DIFERENTE DE LOS ALMACENES “EL SIGLO” DE BARCELONA

Se llamaba Francesc Canals i Ambrós y trabajaba como dependiente en los Grandes Almacenes El Siglo de Barcelona. Nacido en Barcelona en el año 1877, es conocido popularmente por “El Santet de Poblenou”.


Los almacenes El Siglo en aquel entonces estaban en la Rambla de los Estudios 3 al 7 y eran los mas modernos y grandes de España.
Foto de El Santet de Poblenou del Archiu Historic Poblenou
Vivía con su familia en la Plaza de la Llana de Barcelona y su padre, que era invidente, tenía un pequeño negocio de esteras. Francesc era muy buena persona, todo el mundo lo quería y apreciaba, y se dice que repartía gran parte de su salario con los mas necesitados.

Murió muy joven, el 27 de julio de 1899, solo tenía 22 años. Hay dos versiones diferentes sobre su muerte, la primera dice que fue a causa de la tuberculosis, la segunda versión dice que murió debido a las heridas que sufrió auxiliando a unas personas en el incendio de una escalera de vecinos.

Sea como fuese, fue enterrado en el Cementerio de Poblenou de Barcelona.
A partir de ese momento empieza su fama de hacer milagros y su tumba, un nicho, no diferente de cualquier otro, se convierte en un lugar de peregrinaje, devoción y culto. Francesc se hace una leyenda que llega hasta hoy en día.
Sus seguidores creen que Francesc intercede ante Dios para hacer milagros, y por ello le rezan, depositan  mensajes, ofrendas, exvotos y flores. 

Sus creyentes anotan sus deseos en un papel que introducen por la ranura de un cristal que protege su lápida. Debido a la gran cantidad de estos deseos, se tiene que vaciar frecuentemente.

El primer milagro que hizo fue anunciar que su padre, que era ciego, recuperaría la vista cuando el muriera, y esto sucedió según parece ser.

También pronosticó que “El Siglo” se incendiaría y efectivamente esto sucedió; treinta y tres años después de su muerte, el día de Navidad de 1932, los escaparates de juguetes del almacén "El Siglo" prenden fuego y todo el edificio se derrumba en uno de los incendios más grandes que se recuerda en Barcelona.

Hoy, mas de un siglo después de su muerte, la popularidad de este Santet no ha descendido, multitud de seguidores visitan su tumba y difunden sus milagros  Si quieres hacer una visita la encontrarás en el cementerio de Poblenou (departamento 1º, Isla IV interior).