2/5/13

UNA CASA DE CUENTO EN BARCELONA

La Casa Muley Afid es una casa de un cuento diferente como los de “Las 1.000 y una noches”. El edificio y la vida del sultán Muley Afid, su primer propietario, son historias que merecen ser contadas y recordadas.


En esta mansión vivió Abd-al-Hafidh, sultán marroquí que tras la ocupación francesa en el entonces Protectorado de Marruecos, tuvo que abdicar a favor de su hermano y después de negociar hábilmente su futuro con el gobierno francés se exilió en Barcelona en 1912 donde comienza un exilio dorado.
Foto de la casa Muley Afid
Cuando el sultán llega a Barcelona se instala primeramente en el Hotel Oriente en la Rambla dels Caputxins, pero inmediatamente encarga una mansión al arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch donde se irá a vivir.

El arquitecto diseña y construye para el sultán en el paseo de la Bonanova 55 de Barcelona un edificio de estilo modernista con unas tejas vidriadas de color verde que le dan un cierto aire oriental.
En el exterior se pueden ver delicados esgrafiados y columnas salomónicas de ladrillo y también algunos detalles de forja. En su interior y en la tercera planta del edificio, existe un bonito friso que explica la evolución de la vida de una persona, desde su nacimiento hasta su vejez.

El sultán marroquí fue un personaje excéntrico y singular que tuvo una intensa vida social y que gozó de la noche barcelonesa.
Las andanzas amorosas y las extravagancias de Muley Afid fueron la comidilla de la sociedad de Barcelona de aquellos inicios de siglo XX.

Mantuvo una relación amorosa con la célebre cupletista Carmen Flores y la leyenda dice que esta folclórica tuvo que ingresar en una clínica barcelonesa a causa del tamaño del miembro viril del sultán.

En 1916 el sultán se fue de Barcelona y se trasladó a vivir a Francia, pero antes regala al zoo una elefanta a la que bautizaron con el nombre de Júlia.

La casa Muley Afid estuvo cerrada durante años, durante la Guerra Civil fue orfanato y prisión. En los últimos años estuvo ocupada por un colectivo “okupa” hasta que en el año 2002 ha sido restaurada, estando ocupada actualmente por el Consulado General de los Estados Unidos Mexicanos en Barcelona.