19/6/13

¿VINOTECAS DIFERENTES O UNA EMBLEMÁTICA BODEGA DE BARCELONA?

Foto de la fachada de Celler de Gelida

Cuando Barcelona se inunda de diferentes comercios de diseño franquiciados para la venta de vino que se hacen llamar vinotecas y casi siempre regentadas por aficionados con el afán único de ganar dinero, en el barrio de Sants existe una emblemática bodega fundada a finales del siglo XIX.


En 1885, el bisabuelo del actual propietario, fundó la bodega Gelida, una humilde bodega de Barcelona, no diferente a cualquier otra, dedicada a la venta de vinos a granel.

En los años 70, su bisnieto Toni Falguera, que había nacido en ese mismo local y seguía la tradición familiar, empieza a viajar fuera de España, se sacia de lecturas especializadas y decide apostar por la innovación. Cambia radicalmente la filosofía y organización de la bodega, se especializa en vinos embotellados y nace así el “Celler de Gelida” ubicado en la calle Vallespir 65 de Barcelona.

Desde entonces Toni ha conseguido reunir, con gran conocimiento y gran criterio, más de 3.500 referencias de vino y más de 100 añadas diferentes, joyas de coleccionistas, burdeos y riojas de principios de siglo pasado, que forman una colección muy importante.
Toni es una gran defensor y promotor de los vinos catalanes, pero no tiene cualquier botella de vino, aquellas que no tienen una relación calidad-precio no las encontrarás en su bodega. Aquí se venden solo vinos con el convencimiento que detrás existe una calidad y esto se transmite a su clientela, que ha ido aumentando con el boca a oreja.
Foto de una estantería de vinos

Al disponer en nuestra Barcelona de tantas añadas diferentes, podemos escoger en esta bodega aquella botella de aquel año tan especial que queramos recordar, un nacimiento, una boda, un buen recuerdo para celebrarlo junto a la persona indicada; seguro que Toni te ayudará en la elección.

Toni Falguera es la cuarta generación, pero ya hace tiempo se incorporó la quinta generación, Ferrán y Meritxell, que además trabajan junto a un equipo muy profesional de colaboradores. Ferrán ha abierto la bodega a las nuevas tecnologías, está vendiendo vinos a todos los rincones del planeta. Meritxell,, es también una gran experta con un blog muy interesante.

En el local de enfrente, Celler de Gelida tiene otra bodega apta para guardar en inmejorables condiciones hasta 100.000 botellas. Toni va adquiriendo las mejores cosechas en su juventud y las deja hasta allí hasta que alcanzan su punto óptimo de degustación. Esto le permite ofrecer en su bodega grandes vinos al mejor precio.

Si no conocéis esta bodega de Barcelona, os aconsejo la visitéis y dejar aconsejar. O si prefieres guiarte por tus conocimiento o instintos, date una vuelta por sus estanterías, en cada botella encontrarás una etiqueta colgada con los datos y características de ese vino.