14/6/13

EL CABALLITO BLANCO Y El “WHITE HORSE” DIFERENTE DE BARCELONA

Foto del salón principal del Restaurante

Podemos hablar de un restaurante o de un whisky, pero el Caballito Blanco que yo conozco es un restaurante de Barcelona.


El nombre del whisky escocés White Horse hace referencia a unas figuras misteriosas que se hallan en el centro sur de Inglaterra, un autentico enigma ingles.

El restaurante El Caballito Blanco tiene un nombre de origen y enigma diferente. Este restaurante lo abrió en los años 40 un alemán que le puso el nombre de una canción tradicional de su país. Según me cuenta el actual propietario, este local era un lugar de reunión de oscuros personajes nazis de la Barcelona de aquella época, que usaban como tapadera este restaurante de la calle Mallorca 196 de Barcelona.

En 1950, el padre del actual propietario compró el restaurante, y para no pagar las cinco pesetas que costaba cambiar el nombre, lo mantiene tal cual, el Caballito Blanco.

Aparte del origen de este restaurante, es un lugar que vale la pena de conocer y sobre todo de probar su buena cocina.
Foto de la cocina de carbón del restaurante

Yo lo descubrí gracias a un buen amigo, Pedro Gargante, y la primera vez que estuve fue en el verano de 1972, cuando ejerciendo de Rodríguez con mi padre, solíamos ir una vez a la semana. Creo que su decoración no ha variado mucho, la semana pasada estuve allí y es como volver al pasado. Aún conserva dos de sus mesas originales, aunque los impolutos manteles blancos nos impiden verlas.

Yo lo definiría como un bistró donde se come muy bien, una cocina casera con referencias catalanas, vascas y francesas, donde prima el producto fresco y de temporada, platos abundantes y un servicio atento y profesional, que recomienda a un público adicto y fiel que le hace caso.

Excelentes sus canelones, sus guisantes y habas en temporada, su rabo de toro, su pescado salvaje y un montón más de platos. Una bodega de vinos con las marcas de toda la vida. No es un restaurante económico, pero la calidad tiene un precio diferente.

Si vais algún día a este restaurante de Barcelona, pedid que os enseñen la cocina, es diferente ¡¡¡es de carbón!!! , auténtica y funcionando como el primer día.